8.7.10

Azoteando.

El sábado pasado, mientras se nos escapaba la ilusión mundial como agua entre los dedos, Calita disparaba hasta dejar sin aliento el rollo. Su proyecto se llama "Azoteando", una especie de captura de la libertad del alma a través del movimiento según cómo la vibran diferentes personas en diferentes azoteas del mundo. En Barcelona ya hizo sus fotos (que se pueden ver acá). Y en Argentina, quiso que yo fuera su bailarina. El lugar no podía ser mejor: media cuadra del Obelisco mismo.
La emoción, el placer y el honor son todos míos. Porque siempre quise bailar. Siempre quise hacerlo en Buenos Aires, cerquita de un alfiler blanco. Siempre quise una foto de ese momento. Y mi amiga española, la fotógrafa que más admiro, quien me dejara guardada en su cámara.

(esta postal es parte del resultado; el resto las mostrará ella, no la andaré ventilando sin su permiso!)
 

3 comentarios:

Pame dijo...

Tan lindas son...

me encanta que hayas podido dejar la huella de tu baile en las terrazas que espían al obelisco,

en tu buenos aires querido...

Te quiero


=)

iunius dijo...

Me encantó.

Besos

s u n dijo...

preciosas. las dos.